Por qué viajar a Bali es siempre una buena idea

Artículo original aquí publicado el 15/11/2018 en La Vanguardia.com y escrito por Clara De Nadal Trias, periodista digital, coolhunter de moda y viajes y fundadora de Coolhuntinglab.com

Mucho se ha dicho y escrito sobre Bali. La isla está de moda y quizás por eso, en los dos últimos años, no hemos dejado de ver las mismas imágenes de las mismas playas en los mismos sitios emblemáticos una y otra vez, repetidos por influencerscelebrites y amigos en todas las redes sociales habidas y por haber, sobre todo, en Instagram. Dicho esto, os presentamos una propuesta tanto para los que nunca habéis estado en Bali, como para los que ya habéis viajado a este rincón, convencidos de que, tras leerla, desearéis repetir experiencia.

Bali, Playa de Seminyak, al anochecer (RibeirodosSantos / Getty Images)

Por si no lo sabías, Bali es el nombre de una isla y de una provincia de Indonesia. La provincia incluye la isla de Bali, Nusa Penida, Nusa Lembongan y Nusa Ceningan. Está localizada en la parte más occidental de las islas menores de los Sonda, junto con Java al oeste y Lombok al este. En la actualidad es un popular destino turístico y es conocida, al igual que Java, por sus delicadas artes que incluyen danza, escultura, pintura, orfebrería, peletería y un particular estilo musical, del que destaca el gamelán, una orquesta indonesia que interpreta música cortesana y acompaña las representaciones teatrales y los desfiles públicos, variando el número de instrumentos según los usos.

Bali es conocida por sus delicadas artes, como la danza (@indijones / Instagram)

Pero a parte de ser un destino turístico, Bali es cada vez más unpunto de encuentro de mayoristas de moda, joyería, calzado, muebles o decoración de todo el mundo que compran en la isla para exportar después a sus países de origen y, naturalmente, venderlo más caro. Es también conocida como “la isla de los dioses” por su gran devoción religiosa, aunque muchos la llaman “la isla mágica”. Y es que cuando viajas allí, sientes una energía especial que hace que la imaginación vuele y las ideas fluyan sin necesidad de psicotrópicos, lo que justifica que últimamente muchos jóvenes -y no tan jóvenes- lo dejen todo y marchen a vivir a Bali para realizar su sueño profesional en – por qué no decirlo- la nueva isla de las oportunidades.

Pero es que además se ha convertido en el paraíso para recién casados; un destino de luna de miel para valientes en busca de aventuras, amantes del yoga, del snorkel y sobre todo del surf, y un viaje ineludible para aquellos que busquen desconectar unos días y quieran disfrutar de maravillosas playas y paisajes, y conocer una nueva cultura, historia, gentes y una deliciosa gastronomía.

Puesta de sol en Bali (@indijones / Instagram)

Un surfista en Uluwatu (@indijones / Instagram)

Lo que pasa es que la isla de Bali te ofrece muchas, tal vez demasiadas opciones para plantear tu viaje. En este caso no las abarcaremos todas, sino que os proponemos una ruta que incluye Denpasar, Bukit, Jimbaran, Seminyak, Ubud y una breve mención a Kuta y Canggu, y destacaremos en cada lugar los rincones especiales todavía desconocidos para muchos viajeros.

Denpasar

Es la ciudad capital y el epicentro de la provincia indonesia de Bali. En las cercanías se encuentra el templo Pura Blanjong, el Museo de Bali y el templo hindú Pura Jagatnata, con un santuario de coral blanco. La plaza Puputan está en el centro de la ciudad y al lado el Taman Werdhi Budaya o Centro de Artes de Denpasar, un extenso complejo que exhibe arte local, eventos culturales y también es la sede del Festival de Artes de Bali, que se celebra cada año con música tradicional, danza y arte.

La isla de Bali tiene demasiadas maravillas que descubrir, así que no nos detendremos mucho más en Denpasar, más allá del aeropuerto, unas instalaciones por las que pasan cada año más de 20 millones de pasajeros.

Bukit

Conocida como “el mirador de Bali”, la península de Bukit recibe a todo tipo de personas en busca de ese otro Bali que no aparece en los catálogos de viajes. Se accede a través de una única carretera que conecta Kuta y Jimbaran, y que llega a Uluwatu a través de vías secundarias. Una vez en allí, los más aventureros se mueven en motocicleta, en taxi o, por mucho menos de lo que imaginas, en chófer privado. Aunque de accesos difíciles, la zona de Bukit cuenta con algunas de las mejores playas de todo Bali.

Entre ellas destacan Uluwatu, la más famosa –la misma que aparece en el conocido documental de Albert Falzon Morning of the Earth, quien en 1973 rodó para la posteridad el momento en que sus olas fueron surcadas por primera vez–, y en la actualidad es la playa donde consagrados surfistas y amantes de este deporte aprovechan la calidad de sus olas para entrenarse de cara a la temporada. La exquisita BalanganBingin, o Suluban –una delicia cuando desciende la marea y donde se celebran los campeonatos de surf–, y finalmente Padang Padang –situada muy cerca del famoso templo Uluwatu al que merece la pena dedicar una visita–.

Bali es conocida por sus delicadas artes, como la danza (@indijones / Instagram)

El Kabrón, un espectacular local español de Bukit (El Kabrón)

Para vivir una auténtica experiencia balinesa, se impone alojarse en un bungalow privado en el impecable Gravity Hotel o en el Toraja Bambu Boutique Hotel, este último con construcciones de bambú. Otra opción es el hotel Suarga Padang Padang, ideal para los que buscan incluso un poquito más de lujo asiático.

No puedes perderte observar las olas a última de la noche en Single Finn, desayunar en Suka Espresso si eres fan de lo healthy, o en Drifters, que además de restaurante es tienda ambientada y especializada en surf. Es imprescindible también probar la deliciosa y auténtica comida indonesia en Yeye’s, o en cualquiera de los pequeños puestos callejeros que verás situados a los lados de la carretera. Otra opción es ver el atardecer con un cóctel en la mano y cenar en el El Kabrón, donde además te quitarás la morriña de la comida española en su impresionante restaurante español especializado en paellas con piscina infinita frente al mar (imprescindible reservar mesa con antelación).

Jimbaran

Pueblo pesquero y zona turística de la costa del sur de Kuta, en Bali. La bahía de Jimbaran tiene una extensa playa con aguas tranquilas yrestaurantes de pescado rodeados de bosques tropicales. En el extremo norte está el mercado de pescado al aire libre de Kedonganan, donde atracan barcos de colores.

No puedes perderte sus playas ni sus barbacoas de pescado y marisco local frente al mar, donde podrás escoger lo que vas a comer a dedo y si tienes suerte, descubrir su secret sauce (salsa secreta). Y sobre todo en esta zona no olvides probar la experiencia culinaria del Cuca, un restaurante con estrella Michelín que, por poco más de 50 euros al cambio, te deleitará con su menú degustación ideado por el conocido y exitoso chef canadiense Kevin Cherkas (tiene una trayectoria envidiable forjada en locales tan destacados como Arzak, Le Broche, y el desparecido El Bulli, en España, y el Daniel de Nueva York).

Uno de los platos del Cuca, un restaurante con estrella Michelin (@indijones / Instagram)

Seminyak

Ubicada al norte de Kuta, se caracteriza por su ambiente internacional y sus pomposos hoteles. Seminyak presenta una gran oferta de restaurantes internacionales y las tiendas más exclusivas. Y, aunque se trata de un importante centro turístico, es una zona algo más tranquila para aquellos que no busquen el ambiente “fiestero” de Kuta.

Esta zona es de las mejores para un buen día de shopping tanto de moda y complementos como de decoración, o para disfrutar de una comida o cena con ambiente cosmopolita si estás un poco cansado de comer sólo asiático.

Ubud

Situada en las alturas de Bali, Ubud es conocida como un centro de danza y artesanía tradicionales. El bosque pluvial y los arrozales en terrazas del distrito de Ubud, circundante con templos y santuarios hindúes alrededor, se encuentran entre los paisajes más famosos de Bali. Destacan lugares sagrados antiguos como Goa Gajah (”la Cueva del Elefante”) con sus complejos tallados, y Gunung Kawi, con sus santuarios tallados en piedra.

La dinámica ciudad está llena de centros de yoga y sanación, restaurantes orgánicos y galerías de arte. Los museos como el Neka y el Agung Rai exhiben obras tradicionales y contemporáneas de artistas locales y expatriados, y en el patio del Palacio Real se realizan muchas veces presentaciones de danza tradicional balinesa.

En Seminyak se encuentra una de las mejores zonas de ‘shopping’ de Bali (@indijones / Instagram)

Arrozales en Ubud (@indijones / Instagram)

Si os acercáis a la reserva natural del Bosque de los Monos de Ubud y en el complejo del templo, veréis a los macacos jugar entre las enredaderas de la selva y los grandes monumentos hindúes. Y al sur se encuentran las aldeas artesanas donde destacan Mas (famosa por sus tallados en madera), Celuk (por sus joyas de plata) y Batubulan (por los trabajos en piedra).

El paraíso existe si decides alojarte unos días en Vila Aria. Allí disfrutarás nada más y nada menos que de un apartamento con baño exterior-interior, piscina privada, servicio 24 horas y masaje craneofacial gratis de bienvenida.

No te pierdas un día completo en el mercado de Ubud entrenándote en el maravilloso arte del regateo. Si estás acostumbrado a este juego o quieres iniciarte en él, recuerda que cuando te digan el primer precio empieza a negociar pidiendo la mitad.

Un macaco en el bosque de los Monos de Ubud (@indijones / Instagram)

Kuta

Es una playa y un área muy concurrida en el sur de la isla de Bali. Es una de las primeras zonas turísticas desarrolladas y es conocida por su atmósfera fiestera y por el surf con sus olas largas, perfectas para principiantes. Toda la zona de Kuta tiene grandes centros comerciales que ofrecen absolutamente de todo, los clubes y bares ruidosos que atraen multitudes de mochileros, el parque acuático Waterborn, que está lleno de toboganes y piscinas en medio de un paisaje tropical, y el monumento al Bombardeo de Bali que se ubica en el punto que fue objeto de los ataques terroristas del 2002.

No te pierdas el templo Tanah Lot, lo más interesante. Es conocido por su ubicación espectacular en acantilados que se elevan sobre el océano Índico.

Templo de Tanah Lot (@indijones / Instagram)

Canggu

Hasta hace unos años era tan solo un pequeño pueblo situado en el sur de la isla de Bali y era visitado casi exclusivamente por surferos gracias a sus buenas olas. Un lugar tranquilo donde huir del masificado y turístico Kuta y suficientemente alejado del popular Ubud. Pero el ambiente de Canggu ha cambiado mucho, y aunque su lifestyle surfero aún permanece, en los últimos años ha visto cómo los campamentos de surfistas ubicados entre templos hinduistas y arrozales han sido invadidos rápidamente por villas, cafés, exclusivas boutiques, tiendas de joyas, ropa y complementos, centros de yoga y estética, estudios de tatuajes y cientos de bares y restaurantes. Todos ellos con un aspecto que hacen dudar a uno mismo sobre si realmente estás en Bali, en el barrio del Soho de Nueva York o en el corazón del Born en Barcelona. Y es que Canggu se ha convertido hoy por hoy en el pueblo más cool de Bali.

Si buscas alojamiento, consigue tu habitación de lujo con jardín y piscina privada por menos de lo que imaginas en el tropical y a la vez minimalista hotel boutique The Slow.

Una escultura de piedra, típica de Bali (@indijones / Instagram)

No te pierdas la experiencia de comer o cenar en Moana, un restaurante especializado sólo en pescado y donde te lo preparan de todas las maneras posibles con un toque hawaiano. El mejor warung (restaurante de cocina tradicional local, muchas veces tipo self service) para probar la auténtica cocina indonesia se llama Warung Heboh y está situado en JL Raya Semat, en Tibubeneng. También son muy recomendables los los deliciosos desayunos en Matcha Café Bali, situado en Jl. Pantai Berawa para los amantes del té verde japonés a cualquier hora del día.

Acércate también a conocer Deus Ex Machina. Apodada el “templo del entusiasmo”, la compañía de Down Under que fabrica motocicletas vintage, da forma a tablas de surf y trata casi todo lo que está de moda, ha establecido su sucursal en Bali y consiste en una tienda, un taller de bicicletas, una fábrica de tablas, una galería de arte y una acogedora cafetería entre campos de arroz. Y para los amantes del shopping no os perdáis Le Petit Cartel con una interesante propuesta de joyería parisina producida en Bali y con tienda en Canggu, situada en Jl. Pantai Batu Bolong y muy cerca la tienda de la marca berlinesa Haze Glory, que ofrece maravillosas piezas de ropa tanto para hombre como para mujer.

Y además…

Como puedes observar, en esta magnífica isla paradisíaca hay opciones para todos los gustos, y lugares de todos los colores. Recuerda que al tener un clima tropical monzónico los meses de lluvia empiezan a finales de octubre y acaban en abril. En general, el clima es cálido durante todo el año, pero las temperaturas más altas se alcanzan durante el mediodía y las más bajas durante la noche, sobre todo en las zonas montañosas.

El idioma oficial de Bali es el indonesio o Bahasa Indonesia, aunque también se habla el balinés, lengua de origen malayo y polinesio, y debido al turismo, el inglés es cada vez más frecuente.

Es imprescindible comprobar si necesitas pedir un visado antes de viajar y tener el pasaporte con un mínimo de seis meses de validez.

Ahora sí ya lo tienes todo, solo falta que decidas qué Bali quieres redescubrir, conocer por primera vez y con quién. Selamat tinggal!

Uluwatu, uno de los rincones más conocidos de Bali (@indijones / Instagram)